La educación financiera, palanca para salir de la crisis

Comparativa fiscal de vehículos para la jubilación: Pias, Fondos de Inversión y Plan de Pensiones
07/10/2021
Semana de la Economía Familiar: PERSONAS, PLANETA, INNOVACIÓN
19/10/2021

Confiando en que todos los que nos leen hayan disfrutado de unas vacaciones y que la quinta ola de esta plaga no haya afectado a nadie, traemos a este editorial varias noticias que nos llenan de alegría y reafirman la bondad y necesidad de la educación financiera.

La primera noticia nos lleva hasta Rusia: en aquel país la educación financiera va a formar parte del programa educativo en las escuelas primarias y secundarias. Esta educación se llevará a cabo entre alumnos comprendidos en la franja de edad de los seis a los 15 años, según noticias del Banco Central Ruso. En palabras de su primer vicegobernador, Serguéi Shvetsov: «Las habilidades correctas para lidiar con las finanzas deben formarse desde la niñez, desde la escuela». No podemos desde la Asociación estar más de acuerdo con estas palabras, como es conocido por todos aquellos que forman parte, de una forma u otra, de la Asociación. Es más, la autoridad rusa señalaba que esa educación «permitirá a todos los escolares de nuestro país obtener una reserva garantizada de conocimientos sobre finanzas, necesarios para la vida, para comprender cómo administrar sus ingresos, multiplicar sus ahorros y protegerlos de los estafadores financieros».

La otra noticia que queremos recoger y resaltar procede del estudio ¿Por qué educar en economía familiar y empresarial?, de PwC y la Fundación Contea. En este estudio se recoge que aquellos países con más del 60% de su población formada financieramente (como Reino Unido, Países Bajos o Suecia) tuvieron caídas acumuladas del PIB inferiores al 4% en la anterior crisis, mientras que países como España o Italia, con puntuaciones de conocimiento financiero por debajo del 50%, sufrieron importantes desaceleraciones de la economía del entorno del 10%.

Desde la Asociación, hemos debatido las razones y la causa parece estar en que los ciudadanos con un menor conocimiento en finanzas personales toman decisiones no meditadas convenientemente y que son, en muchos casos, incorrectas. Prueba de ello es que estas personas caen en endeudamientos excesivos, no comprenden los riesgos financieros y se dejan llevar tan solo por la rentabilidad. Algo que corroboran los datos ofrecidos por Eurostat, la agencia de estadística europea, que manifiesta que “mientras que países como Bélgica, Alemania o Países Bajos presentan tasas de ahorro de alrededor del 15% o superiores, España, Grecia o Portugal suelen mostrar tasas del 5% o el 7%”.

Existen diferentes estudios que confirman el bajo nivel de cultura financiera entre nosotros. En julio del año pasado el banco ING publicaba Informe Naranja Comportamiento de los inversores españoles ante los movimientos del mercado; en dicho informe decía que “sólo el 12% de los españoles con fondos y/o acciones tenía bastantes conocimientos financieros, y un 54% decía que tenía pocos conocimientos. Y, de estos últimos, el 24% se dejaban asesorar y el 30% tomaba sus propias decisiones».

La educación financiera de los hijos es un cometido básico que los padres deberían tener muy presente. La concienciación a los jóvenes, la adquisición de conocimientos en esta materia y el desarrollo de competencias en materia de finanzas es básico para ellos. En Europa, el núcleo familiar son los mayores educadores financieros donde “un 55% de las mujeres señala que es en casa donde aprenden conceptos financieros, frente al 46% de los hombres. En el caso del colegio, un 43% de ellos señala esta opción, frente al 39% de ellas” conforme a los datos ofrecidos por Intrum.

Cabe recordar que desde la AEPF promovemos la difusión de la educación financiera desde la escuela a través de proyectos específicos, basados en una comunicación sencilla y empática. Con programas y herramientas didácticas para llevar la educación financiera a las aulas y que además pretende involucrar a los padres en el proceso.

Aquellos que estén interesados en la formación para niños y jóvenes pueden ponerse en contacto con la Asociación para obtener un detalle de las diferentes iniciativas que se ofertan. Estas iniciativas son:

  • Programa Yo-Welfare Kids para niños entre 3 y 5 años en la etapa de educación infantil.
  • Programa Yo-Welfare Junior para primaria y secundaria.Tiene como objetivo lograr que los estudiantes reflexionen sobre las principales funciones de la economía familiar, con contenidos diseñados específicamente para niños y adolescentes.

Además de estos dos programas, ofrecemos formación y material didáctico para el profesorado para impartir programas de educación financiera avalados por la norma técnica de calidad UNI 11.402 de educación financiera.

En esta dirección pueden obtener más información sobre estos programas: https://aepfinancieros.org/programa-de-educacion-financiera-para-ninos-3/

Comments are closed.