El endeudamiento en España: ¿por qué está tan extendido?

Inversión en trasteros y plazas de garaje
07/09/2021

Con la llegada de la pandemia las familias españolas parecen haber cambiado su patrón de gastos, ahorro y aumentado el nivel de endeudamiento. Si hasta el momento las familias españolas ahorraban en dinero y en activos financieros, con la aparición del virus se ha variado la situación. A finales de 2020 los depósitos bancarios de las familias aumentaron en 16.400 millones de euros en diciembre, un incremento superior a los 3.200 millones de euros del mes anterior. Es el mayor incremento desde junio de 2019. El volumen de los depósitos de los hogares cerró diciembre en un récord de 916.300 millones. El aumento fue de un 7,4% en 2020 frente a 2019.

Las claves del endeudamiento en España

De acuerdo con el informe del Observatorio del Ahorro Familias de la Fundación IE y de la Fundación Mutualidad Abogacía, el 10% de los hogares españoles más pobres llegó al coronavirus con unos ahorros equivalentes a solo tres días del salario medio anual bruto, unos 200€; el 20% apenas 12 días de sueldo, unos 800€. Los datos sitúan a España “en el grupo de países con hogares más vulnerables en términos de ahorro financiero, mostrando una resiliencia inferior a la de países como Alemania y Bélgica, e incluso Italia”, de acuerdo con el citado informe.

Una de las características de nuestro endeudamiento, señalado por el Banco de España y asociaciones de consumidores, es que los españoles se endeudan mal. Esta característica se aprecia en el uso de tarjetas de crédito, algunas de ellas como las revolving, han generado problemas, llegando hasta los tribunales. El endeudamiento por si mismos no es malo, con él lo que hacemos es comprar adelantadamente bienes, justo lo contrario que el ahorro.

A la hora de endeudarse debe tenerse presente la ratio de endeudamiento. El ratio de endeudamiento indica la proporción de financiación ajena que posee la familia frente a su patrimonio o también sobre la renta de las familias. Fijándonos en esta última (la que medimos sobre las rentas, compuestas principalmente por los rendimientos del trabajo), lo óptimo es que la suma de las cuotas por intereses y amortización de capital no superen el 40% de las mencionadas rentas.

En el momento de endeudarnos hay que tener en cuenta el interés y las comisiones. Ambos conceptos se reflejan en la Tasa Anual Equivalente, TAE. La TAE es exactamente lo que pagaremos por el préstamo. A tener presente posibles obligaciones a asumir como buscar un avalista o contratar diferentes productos con el Banco. Debe tenerse cuidado con cuotas a la medida o que son fijadas por quien se endeuda, es el caso de las mencionadas tarjetas revolving. En este tipo de tarjetas muchos usuarios determinan una cuota muy baja, la cual no lleva ni siquiera a pagar los intereses generados por el préstamo, por lo que cada vez debemos más dinero, aún cuando estemos pagando al Banco.

Junto con las hipotecas uno de los préstamos más solicitados son aquellos que se contraen para comprar un vehículo. Lo más conveniente es aprovechar el coche y no cambiarlo continuamente, como hacen muchos. En la actualidad además existen métodos de financiación como el leasing y el renting.

Desde la Asociación, nuestros educadores prestan un gran apoyo a las familias en esta materia. Le ayudarán a ver la conveniencia o no de realizar el préstamo, a comparar, ver como queda su “salud financiera” y capacidad de pago.

Comments are closed.