La Planificación de la Jubilación en los trabajadores Autónomos

La reforma de las pensiones
29/09/2021
Comparativa fiscal de vehículos para la jubilación: Pias, Fondos de Inversión y Plan de Pensiones
07/10/2021

A pesar de que nuestros políticos digan que nuestra sistema de pensiones no tienen problemas, lo cierto es que sí los tiene. Nos vienen avisando desde Bruselas que es necesario una reforma para la sostenibilidad presente y a futuro de nuestro sistema de protección social, uno de los más generosos de Europa.

Como bien es sabido el ministro Escrivá está pergeñando una serie de reformas para con ellas conseguir la anhelada sostenibilidad presente, lo cual desde la Asociación esperamos sea todo un éxito. Sobre la mayor parte de los planes del ministro se van conociendo la líneas generales, especialmente, para el régimen general aquel que da cobertura a los trabajadores dependientes al alcanzar su jubilación. Son unas medidas que deben presentarse al Pacto de
Toledo para su estudio y aprobación, luego posteriormente llevarlas a la Comisión Europea y que de su visto bueno. De esta forma comenzarán a llegar los fondos de la Unión Europea y relanzar nuestra economía.

Como en toda reforma hay polémica sobre las medidas que el ministro Escrivá va anunciando y que están en estudio. Sin embargo donde parece que hay mayor dificultad es en cuanto los trabajadores por cuenta propia, los autónomos. De acuerdo con la Encuesta de Población Activa, EPA, del cuatro trimestre del ejercicio anterior, la población activa se cifraba en algo mas de 39,6 millones de personas, siendo la tasa de paro del 16,54%. En la
misma encuesta el INE cifra el número de autónomos en una cifra superior ligeramente a los 3 millones de trabajadores. Como puede apreciarse por la cifra el número de autónomos no es nada desdeñable ni marginal, supone casi un 8% de la población activa y un 16% de la población ocupada.

Los autónomos cotizan a la Seguridad Social a través de un régimen especial, el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, RETA. Bajo este régimen se incorporaron en 2008 los trabajadores agrarios por cuenta propia. En la actualidad la ratio de contribuyentes al RETA frente a los pensionista de este régimen se sitúa alrededor de 1,6 contribuyente por pensionista. A todas luces, así lo dice la anterior ratio, este régimen presenta una debilidad y desprotección aún mayor que el general.

Las medidas que se vienen anunciando por parte de la prensa centran la reforma sobre dos pilares. El primero ampliar a 35 años el periodo para calcular la base reguladora, es decir, prácticamente toda la vida laboral. Hay tener presente que esta modificación va a dañar y mucho a los autónomos, puesto que al inicio de su actividad lo normal es que coticen por la base mínima. No es un capricho, ni una racanería por su parte, al inicio de su actividad todo son dificultades, gastos, baja facturación; por tanto y frente a lo que se dice los autónomos se ven obligados a cotizar por la mínima. Por otra parte la opción por la base mínima ha tenido que ser elegida por muchos autónomos dada las dos crisis consecutivas, la del estallido de la burbuja del crédito y la actual pandemia, ante la caída de la facturación incluso la paralización de su actividad. Este colectivo es muy heterogéneo, donde además la precariedad y la inseguridad es mayor que en otros colectivos. Un ejemplo de la heterogeneidad, aludida anteriormente, es que hay autónomos con trabajadores y sin ellos, dando lugar a situaciones y problemas diferentes.

La vida laboral de un autónomo es más larga que la de los asalariados, su actividad es una parte importantísima para esa persona. Cualquier política activa para incentivar que el autónomo siga trabajando debería contemplarse muy detenidamente en los planes de reforma para el RETA, especialmente si tienen trabajadores a su cargo y/o su negocio goza de viabilidad y rentabilidad. Se ha llegado a un punto donde al autónomo que quiere cobrar su pensión íntegramente y continuar con el desempeño de su trabajo se le exige contratar al menos un trabajador. Está claro que sí el autónomo no tiene ya contratada a una persona es por no necesitarla o no ser viable su contratación. Está fue un reforma realizada en el 2018 y que va en contra de los derechos de los autónomos y principio de viabilidad de los negocios, concepto este último que tanto se maneja en la pandemia.

El otro pilar de la reforma parece centrarse en la intención de que la base imponible de cotización esté en paralelo con los ingresos reales percibidos por los autónomos. Nuevamente indefinición sin concreción sobre el tema, algo lógico pues la empresa de la reforma es de una enorme enjundia. Para una parte de los autónomos sus ingresos son altamente irregulares en el tiempo de llegada hay autónomos que viven de los ingresos de tres o seis meses, el resto
les da para pagar a la Seguridad Social y vivir. La mayor parte de autónomos no son profesionales liberales de altos ingresos, sino pequeños o medianos negocios con bajos rendimientos que permiten ir sacando su vida y la de su familia con mucho esfuerzo, mucha dedicación y muchas horas de trabajo.

Nuestros educadores son conscientes y conocen las complicaciones de los autónomos y sus circunstancias, no solo en pensiones. Una vez más ofrecemos nuestra mano tendida para que a través de una educación financiera de calidad y una correcta planificación basada en herramientas precisas bajo normas ISO, los autónomos mejoren las finanzas personales propias y consigan sus objetivo vitales.

Tan solo recordar que muchos de nuestros educadores son autónomos o pequeños empresarios, por lo que la empatía está garantizada.

Comments are closed.