MOMENTOS DE TORMENTA EN LOS MERCADOS, MOMENTO DE OPORTUNIDADES PARA EL INVERSOR INTELIGENTE.

EL CAMINO DEL ASESORAMIENTO FINANCIERO DEL FUTURO
13 octubre, 2014
PREPARA TU MARATÓN (FINANCIERO)
11 noviembre, 2014

Habiendo pasado hace tan sólo unos días de la segunda mayor bajada del año en un día del Ibex 35, el miércoles, a la mayor subida del año el viernes, todos nos preguntamos que pasará en los próximos meses. Por eso quiero recordaros lo que os digo siempre: En la fase del ciclo económico en la que estamos la bajadas en los mercados son interesantes oportunidades de inversión para los que pretendemos rentabilizar nuestros ahorros a largo plazo.

shutterstock_135560327

Veamos cómo hemos de comportarnos en situaciones como la actual pase lo que pase:

1.- La historia económica se repite y las situación actual se podría comparar, salvando las distancias, con el periodo 1994-1995.

Estamos en un momento muy interesante a nivel economía mundial y europea en particular, y tal vez si conseguimos entender en que momento estamos seamos capaces de valorar si las caídas de las bolsas a nivel mundial son una oportunidad para comprar y hacer precios medios o para ir vendiendo y dejar nuestro dinero en liquidez. Poniendo como premisa que no hay dos crisis iguales, la situación actual me parece similar a la del periodo 1994-1995.

Después de la crisis de principios de los 90, en Europa se produjo una fuerte bajada de tipos de interés, inversión pública e incluso devaluaciones de monedas nacionales como sucedió en España, esto hizo que las bolsas se dieran la vuelta, en medio de titulares de prensa siempre muy negativos que confunden al inversor particular, y no le permite aprovechar la recuperación provocada por la reducción de los costes financieros en las empresas y de las mejoras de competitividad.

Grafico 1: IBEX 35 (negro) y Dow Jones (verde) 1992-2001

IBEX 35 (negro) y Dow Jones (verde) periodo 1992-2001

A principios de 1994 cuándo el inversor particular ve lo mucho que ha subido la bolsa, más del 100%, no lo entiende, y se mantiene al margen, los más atrevidos compran, pero en pocos meses venden perdiendo ya que los mercados comienzan a bajar y piensan <ha vuelto la crisis>. Cuando en realidad para seguir subiendo los mercados necesitan que vuelva el consumo, empleo, más consumo y, por lo tanto, más empleo; hasta la próxima euforia. En el periodo de 1994-1995 los mercados se pararon y empezaron a gotear a la baja, como se puede ver en el grafico 1 ( línea negra), porque la economía europea se estaba estancando, ¿por qué? Siempre lo mismo, empresas europeas poco competitivas por culpa de regulaciones laborales más rígidas que las de las zonas donde producen sus competidores, exceso de gasto y endeudamiento público, el consumo parado, los gobiernos no hacen nada porque las medidas que se deben tomar son impopulares (elecciones europeas, elecciones en Francia), etc., etc., mientras en EEUU, como se puede ver en el gráfico 1 (línea verde) el crecimiento del mercado se sustenta en el aumento del consumo, del empleo, de los salarios y como consecuencia en el crecimiento de los beneficios empresariales.

Pues bien, mi experiencia me dice que la situación actual es similar a la de 1994-1995, insisto, salvando las distancias, y me explico:  En EEUU el miedo actual es que las subidas de las bolsas no se correlacionen con el crecimiento de los beneficios empresariales, este es el miedo de los que llevan importantes ganancias y les pesa más las noticias negativas que la confianza en el futuro de su economía. Tenemos que recordar que los fondos de renta variable americana y mundial llevan desde marzo de 2009 una revalorización superior al 100%, y el dinero es muy miedoso. Yo creo que los beneficios empresariales en EEUU seguirán creciendo, porque el desempleo está por debajo ya del 6% y a poco que empiecen a subir los salarios tendremos expansión de la economía americana hasta que se vuelva a producir otro calentamiento económico. En Europa lo que necesitamos son reformas, sobre todo, en Francia e Italia, incentivar el consumo y la inversión privada con bajadas de impuestos, como dijo Daniel Lacalle el pasado viernes en el IV Congreso de EFPA España en Santiago de Compostela, es decir, más renta disponible en manos de los ciudadanos y empresas, y por otro lado como decía también este fin de semana Emilio Ontiveros en El País, aprovechar los tipos de interés bajísimos en Europa para realizar, con deuda, proyectos de inversión pública en infraestructuras, por ejemplo en Alemania, que ayuden a recuperar el PIB europeo a corto plazo. ¿Por qué no se hace todo esto? Francia tiene elecciones a corto plazo, En Italia los socialistas están parados, dicen que hacen, pero no hacen, en Bruselas no son capaces de ponerse de acuerdo para apoyar el crecimiento con proyectos de inversión con deuda. Alemania tampoco ayuda llevando a cabo bajadas de impuestos que fomenten su consumo interno. El resultado: Europa no crece y vuelven los miedos, así que suben las primas de riesgo, y parece que nos vamos a una nueva recesión. Pero atención, con la última bajada del euro, Europa se ha vuelto un 10% más competitiva y las empresas exportadoras se beneficiarán de ello, tarde o temprano las reformas se realizarán, y si no fijémonos en lo que hizo Alain Juppé cuando fue nombrado primer ministro de Francia en 1995. por cierto, detonante para que las bolsas europeas empezasen a subir  y no parasen hasta la crisis de las punto.com en enero 2000 (gráfico 1: IBEX 35 (negro)). Ahora en Europa estamos en una fase del ciclo económico similar, necesitamos reformas, Estados más eficientes y más renta disponible, apoyo de inversión pública productiva, y cuando los mercados sospechen que esto se hará comenzarán a subir, no cuando se hagan.

Grafico 2: IBEX 35 (negro) y Dow Jones (verde) 2006-2014:

hoy

Por ello mi recomendación es aprovechar para comprar participaciones, teniendo en cuenta que pueden sucederse tanto subidas como bajadas: El IBEX puede volver de golpe al 10.500 si salen datos mejores sobre los resultados empresariales en EEUU , o si en Europa se hace algo respecto a la reestructuración de la deuda o reactivación de la economía. Como por el contrario se puede ir al 9.200, lo que supondrían más oportunidades a largo plazo, el caso es que dentro de 2/3 años la recuperación será un hecho y los que aprovechéis para comprar ahora obtendréis mejores resultados.

Para aquellos que no tenéis disponibilidad para comprar participaciones “tranquilidad ” ya que la volatilidad no supone una mayor riesgo para vuestras inversiones.

 


Educación Financiera:  tres conceptos clave:


 

La volatilidad es lo que se mueve un fondo de inversión, un índice bursátil o un valor en particular en un periodo de tiempo determinado, por ejemplo un año o un día. El jueves pasado el IBEX tuvo una volatilidad del 19%, es decir, entre el máximo y el mínimo se movió un 19%.

El riesgo es la probabilidad de perder nuestro dinero en nuestra inversión, pues bien, recordemos que la inversión en fondos de inversión tienen un riesgo mínimo si el horizonte temporal es a largo plazo, y los movimientos a corto son meras oportunidades para hacer precios medios de compra más bajos y ganar muchísimo más cuando vendamos en el futuro, y en el siguiente apartado encontrareis la demostración.

La estrategia de precios medios de compra:

precios medios

En este cuadro podéis observar que le ha sucedido a un inversor particular que en 1995 comienza ahorrar 1.000€ al mes en un fondo de inversión de renta variable mundial realizando aportaciones de forma disciplinada durante 10 años. El resultado ha sido doble, por un lado ha ahorrado  120.000€, y por otro lado ha conseguido que se revalorizase por encima de la inflación hasta los 160.139€. En el gráfico inferior derecho se puede observar que ha sucedido con el índice de la bolsa mundial (MSCI WORD) en el periodo elegido (en rojo), y en el gráfico de la izquierda se puede ver que el ahorro acumulado casi siempre tiene un valor por encima de la inflación y de la inversión sin riesgo. Y por último, el gráfico que está aquí debajo refleja el resultado de haber invertido a 10 años en cualquier periodo desde 1925. Más del 80% de las inversiones obtienen un rendimiento por encima de la inflación y de la inversión sin riesgo, y en muchos casos, sobre todo cuando se empieza en un momento de crisis el restado se multiplica por 2 o más (los importes por encima de 240.000€).

unnamed

Para realizar vuestras propias simulaciones entrar en la siguiente dirección: http://www.inostrisoldi.com/tools/ESdefault.php

 


Recomendaciones para los inversores a largo plazo.


 

 

elinvintEsta semana hemos pasado de la segunda mayor bajada del año en un día del Ibex 35, el miércoles, a la mayor subida del año el viernes, una locura, ¿Qué pasará la semana próxima? ¿y los próximos meses?, no lo sabemos, pero lo que sí sabemos es que en la fase del ciclo económico en la que estamos las bajadas en los mercados son oportunidades de inversión si lo que pretendemos es rentabilizar nuestros ahorros a largo plazo, por esto mi recomendación es comprar participaciones, “hacer precios medios” y obtener mejores resultados a largo plazo que los propios fondos de inversión de renta variable, porque la rentabilidad de los clientes muy pocas veces coincide con la rentabilidad del fondo donde se invierte, y esto lo demuestra año a año la consultora Dalbar en su informe sobre el comportamiento de los inversores, porque normalmente los clientes venden cuando el fondo baja y compra cuando ya ha subido, en vez de hacerlo al revés (leer La paciencia como arma ). justo al revés de cómo recomienda Benjamin Graham en su libro “El inversor inteligente” (1949).

Os adjunto el artículo de Emilio Ontiveros publicado en el País, en el que nos explica cómo aprovechar la situación de liquidez con bajos tipos de interés para implementar políticas de gasto público que ayudarían a salir del parón económico en Europa.

Dositeo Amoedo

  Los puntos de vista y las opiniones expresadas de forma totalmente gratuita en este blog/web son personales y no corresponden necesariamente ni a las de la empresa con la que colaboro o he colaborado, ni a las de las personas con las que colaboro ni a las de mis colegas de profesión. En ningún caso constituyen un asesoramiento.

 

Deja un comentario